"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela"
Albert Einstein

miércoles, 29 de septiembre de 2010

El embarazo y los gatos

Toxoplasmosis. Este es el nombre de una enfermedad que a todas las mujeres embarazadas les suena. Desgraciadamente suele ir asociada a la frase “hay que deshacerse del gato” (hace unos meses un veterinario nos comentaba que estaba aumentando el número de mujeres que iban a solicitar la eutanasia de sus gatos aconsejadas por sus tocólogos). Es por ello que en esta entrada de manera breve y sencilla (como siempre) intentaré explicar los riesgos “reales” de esta parasitación.
El parásito Toxoplasma gondii es un protozoo que tiene a los felinos, como hospedadores definitivos y a mamíferos y aves como hospedadores intermediarios. En la imagen podéis ver un ciclo biológico bastante sencillo.

Vayamos a lo importante…¿cómo llega el parásito a la mujer embarazada?...La mujer se infecta al ingerir los ooquistes esporulados (forma o estadio infectivo del parásito) procedente de las heces de los gatos y que contaminan suelos, aguas o a través de la ingesta de estas formas contaminando alimentos (principalmente verduras). Otra fuente de infección es el consumo de carne cruda o insuficientemente cocinada que contiene quistes tisulares (otra forma o estadio de infección).
Según el ciclo resulta que los gatos solo nos trasmitirían la enfermedad a través de los ooquistes que eliminan  en las heces…pero resulta que estas formas necesitan un periodo de VARIOS DÍAS  en el exterior para madurar (esporular) y convertirse en infecciosas (tener la capacidad de producir la enfermedad). Así, si eliminamos diariamente las heces de nuestro gato, no deberíamos tener ningún problema y si a esto le sumamos el lavarnos las manos cuando toquemos la caja de excrementos, o al gato, pues mucho mejor. También hay que recordar que muchos gatos defecan en el exterior; con lo que deberemos también lavarnos las manos a conciencia después de trabajar con tierra, así como lavar correctamente aquellos alimentos que puedan estar contaminados. Hay que recordar que la infección puede contraerse por otras fuentes, y principalmente al consumir carne poco cocinada, así que, mejor cocinar correctamente ésta y lavar tus manos después de manipular carne cruda. En resumen…elimina diariamente las heces, lava las manos antes de comer y cocina correctamente los alimentos.
Por último, para evitar que tu gato contraiga la toxoplasmosis no lo alimentes con carne cruda y trata de evitar que se coma lo que caza.
He tenido dos hijas, soy Toxoplasma negativo según las analíticas de sangre, y he convivido siempre con gatos…La mayoría de mujeres que conozco que son Toxoplasma positivo o que han contraído la enfermedad durante el embarazo nunca han tenido gatos e incluso los evitaban, así que…¿es un problema de los gatos o de falta de higiene de las personas?

domingo, 19 de septiembre de 2010

Pediculosis IV: tratamiento

Aquí estoy de nuevo. Muchas gracias por vuestra paciencia.

En el tratamiento de los piojos hay varias cosas que considero fundamentales. Por un lado, eliminar piojos y sobre todo liendres con mucha, mucha paciencia (lendrera y paciencia durante varios días). Y segundo, no hay que abusar de los tratamientos químicos.

Entre los métodos existentes para el tratamiento tenemos:

1.- Extracción manual o con lendrera de liendres y piojos.
  • Es muy eficaz pero muy laborioso.
  • Totalmente inocuo.
  • Adecuado para niños pequeños o personas sensibles a otros productos.
  • Permite todas las repeticiones necesarias.
  • Es barato (solo se compra la lendrera). Recomiendo lendrera: metálica, de dientes largos, punta redonda, sección circular y con poca separación entre las púas.


2.- Remedios caseros con base de aceites, sustancias oleosas, vinagre…
  • Aceite de oliva, aceite de coco, aceite de rosa, vaselina, mayonesa, etc.
  • Matan el piojo por asfixia (pero se necesita tener las sustancias en el pelo durante bastantes horas).
  • Resultan en muchos casos bastante efectivos aunque no garantizan la muerte total.
  • No suelen presentar toxicidad ni efectos secundarios.
  • No afectan a las liendres. Es necesaria la extracción manual de éstas.
  • El vinagre ayuda a eliminar las liendres porque debilita el “cemento” que las ancla al pelo y se pueden desprender con mayor facilidad.

3.- Tratamiento con productos farmacéuticos. Pediculicidas.
  • Piretrinas, organofosforados y organoclorados
  • Champús, espumas, lociones, sprays, etc.
  • Muy efectivos en la mayoría de los casos.
  • Muy rápidos. Muerte del parásito en poco tiempo.
  • No suelen tener mucha acción ovicida, es decir, matan a los piojos pero no a todas las liendres (vuelvo a recordar: hay que usar la lendrera durante varios días hasta asegurarnos que no quedan liendres ni piojos).
  • Se recomienda repetir a los 7-10 días; pues, aunque en el prospecto ponga que eliminan el 100% de los piojos, no es cierto.
  • Recomendaciones con respecto a los pediculicidas: No utilizar jamás si no hay evidencia de la presencia del parásito. Son productos de tratamiento; no son un método preventivo(existen algunos preventivos que personalmente, creo que no funcionan bien y apestan…claro, si tu hijo apesta seguro que ningún otro niño con piojos se acercará para infestarlo, jejeje…). Pueden dar lugar a resistencias. Su uso reiterado puede generar problemas de dermatitis. Son sustancias tóxicas (insecticidas) y tienen efectos secundarios más o menos graves. No recomendables en menores de 2 años ni embarazadas sin recomendación medica. Contraindicados totalmente en menores de 6 meses. No mezclar productos con distintas formulaciones. Seguir siempre las instrucciones. Aplicar con pelo seco y no usar secador. Atención a asmáticos (sobre todo con lociones) o gente propensa a eczemas.

4.- Tratamiento en objetos
  • Lavar sábanas, toallas, gorros, etc. de la persona afectada con agua caliente (50ºC).
  • Sumergir peines, cepillos, gomas del pelo, etc. en agua hirviendo unos minutos o en remojo con el pediculicida al menos media hora.
  • Limpiar con aspiradora alfombras, sofás, cojines, colchones, peluches, el asiento del coche, etc.
  • Uso de insecticidas sobre las superficies (si se estima oportuno).
  • Para lo que no se pueda lavar o aspirar: meter en una bolsa de plástico entre 10 días y dos semanas.

Es buena idea revisar las cabezas los viernes (para tener el fin de semana para realizar el tratamiento en caso de que los niños, o los mayores, tengan piojos). En caso de parasitación, por favor, avisar al colegio, compañeros, amigos, antes de que sus cabezas parezcan el metro en hora punta…
Bueno, aunque he intentado ser breve creo que me he “pasado”. Cualquier pregunta será bienvenida. Gracias a todos.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Pediculosis III: diagnóstico

Normalmente la presencia de piojos se sospecha por los picores en la cabeza o por la existencia de casos en el colegio o en el ámbito familiar. A continuación suelen observarse las liendres, las formas adultas (piojos) y/o las ninfas. De entre las tres, son las liendres las que se detectan más fácilmente; ya que los adultos y las ninfas responden a la luz y los movimientos del pelo escondiéndose rápidamente.

Para buscar los piojos o sus liendres debemos ir separando mechones de pelo y observando la base de los mismos. Buscaremos preferentemente en la zona de la nuca, detrás de las orejas y en las zonas donde haya picor o pequeñas heridas. Resulta muy útil pasar una lendrera por el cabello y observar las estructuras arrastradas por ella. Una toalla blanca nos puede ayudar a ver estas estructuras.


Las liendres son más o menos ovoides. Tienen un tono entre blanquecino y beige los primeros días tras la puesta que se va oscureciendo según se desarrolla la ninfa en su interior. Reflejan la luz (“brillan”) al iluminarlas. Son difíciles de desprender del pelo y al tacto son como minúsculos granitos de arena. Las liendres vivas emiten un chasquido al ser reventadas con las uñas (esto es muy típico de las abuelas, jeje) mientras que las vacías no lo hacen.

Las partículas de caspa son, en ocasiones, muy similares a las liendres. Sin embargo, suelen tener un tono más blanco, son más alargadas, tienen formas distintas y se desprenden fácilmente del pelo. Las características de los piojos deberían estar en  la entrada Pediculosis I.

Bueno, nos queda el tratamiento, la prevención y curiosidades sobre los piojos pero…os pido paciencia las dos próximas semanas. La vuelta al colegio de mis retoños, la tesis y un curso de inglés intensivo me van a tener alejada del blog pero, no os abandono, que ésto solo está comenzando. Gracias por vuestra paciencia.
Se ha producido un error en este gadget.